Manifestación del Señor c

MANIFESTACIÓN DEL SEÑOR C.rtf

Tuvo que ser apasionante la historia de aquellos magos que, un buen día, se pusieron en camino siguiendo una estrella. Muchos serían los que vieron la misma estrella: alzarían una noche los ojos al cielo, vieron su luz, pero volvieron a bajar la cabeza y a continuar con su vida de cada día. Miraron la luz, su brillo, pero no cambió nada en sus vidas. En cambio aquellos sabios… Me imagino que serían personas inquietas, descontentas con lo que tenían a su alrededor. Tal vez lo que hacían, lo que sabían, lo que vivían, no les llenaba. Por eso andaban mirando al cielo, mirando más allá de lo que los demás veían. Y apareció aquella luz, aquella estrella. Y su vida cambió radicalmente.