5º DOMINGO DE PASCUA CICLO A

5º PASCUA A

Hola amigos y amigas… ¿Os acordáis de estos domingos pasados lo bien que se llevaban los primeros cristianos, lo amigos que eran? Pues ya empiezan los problemas… Esto es una cosa que nos pasa a todos: empezamos con muchas ganas y al poco tiempo comienzan los desánimos, parece que hacemos lo mismo, per- demos un poco de «fuelle», nos volvemos a quejar de lo de siempre… ¿Os suena? ¿Os ha pasado lo mismo con una actividad o un deporte o con alguna otra cosa, que perdemos la ilusión muy pronto… ¿Os ha pasado alguna vez?.

Pero los apóstoles toman la iniciativa para resolver el problema lo antes posible. ¿Recordáis qué problema tenían en la primera comunidad?. Exacto, que atendían más a unas viudas que a otras. Se ve que esto del racismo es algo muy, muy antiguo… Pero los Doce toman cartas en el asunto antes de que vaya a más. Es una lección para aprender: los problemas, cuanto antes los solucionemos, mejor.

  • Si te has enfadado con tu madre, no te vayas de casa antes de disculparte.
  •   Si discutes en casa termina tu día poniendo paz.

 

Y a Jesús lo escuchamos hoy en el Evangelio diciendo que es el camino. Si os acordáis, la semana pasada nos dijo que era la puerta por la que pasan las ovejas. Hoy nos dice que es el camino… Lo que no nos dice es la forma: Unas veces será cuesta arriba, otras con curvas, otras cuesta abajo, otras a caminar con viento, con sol… Jesús nos dice que nos pongamos en marcha. Esa es nuestra decisión: Caminar, no decidir por donde tiene que ir ese camino… Somos peregrinos. Sabiendo que Jesús camina siempre a nuestro lado.