Cuarto domingo de Pascua Ciclo B

4º PASCUA B

La Pascua está constituida por el paso de la muerte a la vida, de la oscuridad a la luz. El paso lo realiza Dios al resucitar a Jesús de entre los muertos, haciendo de Jesús la piedra angular delnuevo Pueblo deDios. El desechado y despreciado es el Salvador (primera lectura). Experimentamos el paso nosotros mismos, al recibir el Espíritu Santo, que nos libera del temor y nos hace entrar en el conocimiento íntimo de Dios, que nos permite llamar Padre a Dios y sentirnos hijos, que infunde en nosotros la certeza indefectible del amor de Dios y la esperanza de verle un día cara a cara (segunda lectura). El paso lo ha vivido Jesús como vocación y destino de amor eterno. Vino a entregar su vida, y a entregarla libremente. Quiso amarnos hasta la muerte. Es su amor el que también a nosotros nos hace pasar de la muerte a la vida (Evangelio).